Formulario de búsqueda

FlickrFaceBookTwitterGoogle +Aplicaciones para IOSAplicaciones para AndroidRSS
 

El Castillo
Un parque entre los muros de la fortaleza

Detalle Castillo
Paseo del Castillo

Historia: El recinto primitivo del castillo de Soria, correspondía a la parte donde actualmente se conservan las ruinas de la torre del homenaje y la piscina siendo posible su construcción inicial de los S. IX- X, por lo tanto de factura árabe. Algunos autores atribuyen la construcción de la Torre del castillo al conde Fernán González (s. X). En el S. XIII, reinando Sancho IV, se construye el gran recinto amurallado de la ciudad. Aún se ampliaría más el recinto superior, abarcando toda la parte alta del cerro homónimo. Solo quedan restos desperdigados de lo que fue una enorme fortaleza. En dibujos de finales del XVIII se aprecia como el recinto amurallado ocupaba toda la parte superior del monte, sobresaliendo cuatro pequeñas torres, la del homenaje y el lienzo de muralla que bajaba hasta el río. En la guerra de la Independencia, gran parte del castillo fue derribado por tropas españolas, pasando a ser a lo largo del siglo XX uno de los parques de la ciudad.
 

El Parque: En la actualidad, en este amplio espacio se pueden intuir la plaza de armas en su centro y el lugar donde había un gran aljibe, en cuyo lugar se ha construido una piscina para niños. Otros edificios dentro del recinto superior son el Parador Nacional Antonio Machado, reformado recientemente; los antiguos depósitos del agua, construidos en 1960; la planta potabilizadora, actualmente en desuso; la casa del ingeniero, que es usada como biblioteca de verano; juegos infantiles, mesas y fuentes para uso lúdico. En la falda norte se encuentra también un abandonado depósito de agua (junto al que se encontraba una de las neveras de la ciudad) y el monumento al Sagrado Corazón de Jesús, construido durante el reinado de Alfonso XII. Según los historiadores también era en esta zona donde se extendía la judería, muy importante y hacia el río la desaparecida iglesia de Nuestra señora de Calatañazor. En la ladera oeste esta el cementerio de la ciudad y las desaparecidas iglesias de San Sadornil y Santiago.
Entre sus valores naturales destaca la geología de la ladera este, con marcadas cárcavas, y la variedad de sus especies vegetales entre las que se encuentran cipreses, cedros, acacias, chopos, fresnos, almendros o tilos. Algunos de sus habitantes salvajes son las golondrinas, estorninos, grajillas, cernícalos, autillos, víboras, lagartos ocelados, murciélagos, ardillas, ratones de campo y algún zorro. Recientemente se ha inaugurado un nuevo acceso peatonal a este espacio desde la ciudad. Hoy, cuando la colina verde se asoma a la ciudad repartiendo panorámicas, el Castillo posee ese justo equilibrio que sólo se encuentra en algunos parques: la mezcla precisa de los espacios bien cuidados, empeñados sin embargo en no renunciar al lujo de lo salvaje. Abajo, vigilado por el edificio del Parador y las vueltas y revueltas de una carretera empinada, el Duero le besa los pies, pródigo en paisajes y hermosuras. El Castillo, es sin duda, un balcón privilegiado a la ciudad de Soria
 

 
 
 

© - Ayuntamiento de Soria - Todos los derechos reservados | Nota Legal | Política de Cookies | Accesibilidad | Mapa web | Quejas y SugerenciasAcceso Correo | Soporte

Plaza Mayor, 9. 42071 - Tlf: 975 234 100 - Fax: 975 234 140