Formulario de búsqueda

FlickrFaceBookTwitterGoogle +Aplicaciones para IOSAplicaciones para AndroidRSS

Ayuntamiento y Defensa acuerdan la cesión del cuartel de Santa Clara por 40 años y ponen las bases para el nuevo Centro Cívico del Calaverón

• Este nuevo espacio cultural y de encuentro vecinal, bloqueado los últimos años con el anterior Gobierno, se sumará a los puestos en marcha por el Consistorio en La Presentación, Gaya Nuño, Bécquer, La Barriada, con una reforma valorada en 260.000 euros, y La Alameda, cuyas obras de rehabilitación ya están en plena ejecución por más de 600.000 euros.

El alcalde Carlos Martínez ha dado cuenta en la Junta de Gobierno Local de la aceptación de las condiciones que rigen la concesión demanial a favor del Ayuntamiento de Soria sobre la antigua iglesia del cuartel de Santa Clara.  Este acuerdo, después de cuatro meses de intensas gestiones por parte municipal, Subdelegación y Defensa, tras el bloqueo con el Ejecutivo anterior, permitirá que el Calaverón cuente con un Centro Cívico y con un nuevo espacio cultural en un emblemático edificio de gran valor patrimonial recuperado para la ciudad. El alcalde ha confirmado que la cesión será gratuita, directa y por 50 años.

 

Martínez ha recordado que “siempre existió la intención y voluntad de este acuerdo que beneficia a ambas partes y ofrece de forma especial un plus para la ciudadanía y que se truncó una vez que la anterior Gobierno optó por una reforma de una sala por 60.000 euros. La nueva actuación, que ya cuenta con un anteproyecto, permitirá movilizar una inversión de 2,5 millones de euros”. Carlos Martínez ha añadido, además, que este tiempo de cesión permite, tal y como se había demandado, poder invertir los fondos del programa EDUSI Soria Intramuros, con financiación FEDER, en el inmueble. “Se trata de una apuesta por la cultura y el tejido asociativo de los barrios recordando otros lugares de encuentro y convivencia como el Centro Gaya Nuño, La Presentación o el Centro Cívico Bécquer, así como La Alameda, en plena ejecución, o La Barriada, con una inversión ya aprobada vía convenio para la reforma de su local de 260.000 euros”, ha explicado. El proyecto cuenta con una primera memoria y movilizará más de 2 millones de euros de los que cerca de un millón podrán financiarse a través de Europa y el resto desde presupuesto municipal. El alcalde ha querido incidir, además, en ese trabajo de equipo y coordinado que se está llevando a cabo “desde Ayuntamiento, Subdelegación, Gobierno para dar luz verde a proyectos que estaban paralizados. Hablamos del centro penitenciario con esa inversión del colector, del compromiso de su apertura con 300 empleos, la construcción de una comisaría para la Policía Nacional… y esperamos tener mejores noticas en otros temas como la propia depuradora con cuyo convenio estamos trabajando. Estamos llevando a cabo una importante e intensa labor en apenas cinco meses después de 7 años de parón”.

 

Respecto a Santa Clara, hay que recordar que se trata de un edificio ubicado en un punto estratégico de la ciudad y con su rehabilitación se recupera un inmueble magnífico con una categoría impresionante y se  le dota de un lugar de reunión, social y relación, consiguiendo integrar el barrio con el casco histórico. Además, el parque de Santa Clara vería multiplicado el uso y estaría más vivo con una mayor conexión con la calle Caballeros y El Espino. El edificio tiene unas destacadas dimensiones, 25 metros de largo por 10 de anchos, que permite una articulación de espacios que garantiza que se pueda realizar casi cualquier propuesta con una altura considerable. El convenio permitirá que de forma temporal y esporádica Defensa pueda utilizar las salas para realizar también sus actividades de promoción y dar cabida a cuantos proyectos de divulgación tenga previstos en las salas de exposiciones.

 

La iglesia de Santa Clara con un emplazamiento peculiar y estratégico, por su lado sur preside el parque de su mismo nombre como elemento principal del conjunto y por su lado norte con la calle Bienvenido Calvo que define el muro claustral del antiguo convento, todo ello se une de manera precisa con el “barrio del Calaverón” sector urbano de la ciudad cuyas características principales son su enorme densidad poblacional y carente de espacios para desarrollar actividades sociales y de reunión, por ello se considera un lugar idóneo para desarrollar el proyecto. Trabajar en un edificio histórico, implica someterse a unas reglas de intervención estricta y que limitan de forma substancial la aparición de lo nuevo

 

No se pretende con el anteproyecto en ningún caso, una compartimentación estricta de espacios porque se considera necesaria la flexibilidad, dejando que a través de los propios usos del edificio se vayan definiendo las distintas configuraciones funcionales más allá de un programa de concreto, permitiendo formas de ocupación diversas, simultáneas y espacios de usos múltiples. Si bien funcionalmente todos ellos pueden tolerar funciones complementarias de las que se desarrollan en el barrio.

 

DISTRIBUCIÓN

Planta sótano, en el rincón entre la iglesia y el edificio contiguo se proyecta un reducido sótano que sirve de alojamiento para las instalaciones de climatización y otras.

 

Planta baja, construcción en el exterior de un edículo de nueva planta que indica de forma clara y precisa la entrada principal al edificio. En esta planta proponemos un espacio diáfano que abarca la casi totalidad de la superficie de planta baja en donde se incluye un punto de información general, espacio de usos múltiples formado por la cafetería, estancia principal y hemeroteca. Sólo se compartimenta la parte del fondo oeste en donde quedan recogidos los cuartos de baño. A nivel de esta planta se encuentra la comunicación vertical y la escalera de acceso a la primera.

 

Planta primera, el desembarco de la escalera y el ascensor nos conducen a un distribuidor general, desde este y en dirección al presbiterio y a manera de coro y soto-coro introducimos la biblioteca y aula didáctica convertible según los casos en una ampliación del salón constituido en planta baja. Hacia los pies y en la trasera del ascensor hemos introducido la sala de costura y espacio de reuniones, convertibles según los casos y sus necesidades en varias estancias, a ello se unen en el fondo los aseos de hombres y mujeres. Los espacios distributivos se consideran espacios intermedios con la posibilidad de incluir usos específicos según las circunstancias. Por último decir que en el borde norte embarca una escalera de tiro continuo por la que se accede a la planta segunda.

 

Planta segunda, el desembarco de la escalera nos conduce hasta el lado oeste del perímetro de planta, con el mismo procedimiento que en la planta anterior, los espacios ocupados se dedican a sala de música, sala de informática y el espacio distributivo. Hemos de advertir que en este nivel es permeable a todas y cada una de las imágenes de la iglesia que se producen hasta la cabecera.

 

Planta tercera, mediante una escalera de doble tiro llegamos a la planta tercera, en ella se incorpora un gimnasio al espacio bajo cubierta, recuperando la estructura de madera que quedará vista y procurando que se repitan las mismas imágenes, con otra perspectiva, que en la planta inferior.

 

Compartir
 

© - Ayuntamiento de Soria - Todos los derechos reservados | Nota Legal | Política de Cookies | Accesibilidad | Mapa web | Quejas y SugerenciasAcceso Correo | Soporte

Plaza Mayor, 9. 42071 - Tlf: 975 234 100 - Fax: 975 234 140