Formulario de búsqueda

FlickrFaceBookTwitterGoogle +Aplicaciones para IOSAplicaciones para AndroidRSS
 

Programa Soria Oculta: Intervención en San Gines

Visita 360 grados de San Ginés

 

Cultura

Soria Oculta da sus primeros pasos, descubre el ábside de la iglesia de San Ginés y pone fecha al paño de la muralla al que está adosada

 

El alcalde de la capital Carlos Martínez ha visitado los trabajos arqueológicos que se están desarrollando junto al postiguillo de San Ginés y que han permitido descubrir el ábside de la iglesia del mismo nombre adosado a la muralla de Soria. Esta intervención, que este mismo verano se ha completado con otra en el Castillo,  está incluida en el programa Descubre la Soria Oculta comprometido por el equipo de Gobierno y que, además de su vertiente arqueológica, incluye otra divulgativa para vecinos y para niños con el campamento urbano desarrollado este verano. “Este proyecto se enmarca dentro de nuestro modelo de ciudad en el que uno de los pilares, como recurso económico y turístico, es la recuperación y puesta en valor del patrimonio. Recuperamos la historia, nos sentimos orgullosos como ciudad y dinamizamos cultural y económicamente”, ha resumido el alcalde como esbozo del proyecto que nace este verano pero pretende ir creciendo paulatinamente con partidas presupuestarias por ejercicios. En esta primera anualidad se ha destinado una cifra de 50.000 euros. También se trabaja en el plan director de la muralla con el objetivo, además, de optar a esa cofinanciación del Gobierno con el 1% Cultural y la Junta.

 

Respecto a la actuación, el alcalde ha explicado que se trabaja en una de las iglesias más antiguas de la ciudad, la de San Ginés, que se encontraba abandonada desde los siglos XV y  XVI y que aparece por primera vez en el censo de Alfonso X en el año 1270. Las catas adicionales en la ladera del Mirón realizadas durante la actuación en el paño de la muralla en la plaza del Vergel ya apuntaron la aparición de estos restos y la fase actual permitirá evaluar de una forma más exhaustiva su valor patrimonial. “En esas catas pudimos ver que se podía recuperar el ábside de San Ginés y con ello también parte del aspecto original de este enclave de la ciudad que linda con la muralla y que era en su momento el centro neurálgico”, ha detallado Carlos Martínez, quien apunta el doble objetivo de esta primera prospección para “saber qué tenemos, qué parte de altura la muralla puede verse, ya que hasta ahora apenas se veían 50 centímetros y nos hemos encontrado ahora que el paño está entre dos y tres metros, y qué pasos debemos dar después”. En este sentido, considera que ésta es una primera fase y que el descubrimiento de estos bienes hará que se le de continuidad al proyecto con sucesivas actuaciones. “Posteriormente nos podremos plantear una estructura arquitectónica que simule lo que era la antigua iglesia para hacerla visitable y unirla a la muralla, la senda del río y El Mirón”, ha recalcado.

 

Por otro lado, se insistirá también en el aspecto divulgativo con un programa abierto a turistas y vecinos con visitas guiadas y con un campamento urbano gratuito orientado a los niños y que ha tenido una duración de una semana con tres turnos desde el día 22 de agosto hasta el inicio del curso escolar. Los niños, en grupos de 15 y de edades comprendidas entre 5 y 12 años, han podido participar en esta actividad de lunes a viernes de 10.00 a 14.00 con el Ecocentro como punto de partida.

 

El responsable arqueólogo de la empresa Areco, Alberto Sanz, ha detallado los trabajos de esta fase que se está llevando a cabo y que pretenden desenterrar la iglesia completa de la que solo se podían ver dos paredones de encofrado de cal y canto y que se intuían que podían pertenecer a una iglesia. En la excavación anterior se comprobó la existencia del ábside pero no el valor de la sillería, susceptible de ser recuperada y puesta en valor. “Este proyecto nos da la posibilidad de excavarla completa y ahora comenzar a trabajar para conseguir que sea accesible con algunas soluciones”, ha explicado Sanz, quien considera que se puede unir El Mirón y la senda del río siguiendo el tramo de muralla que fue en su momento derribada para evitar que los franceses pudieran utilizarla. La propia excavación ha determinado que la construcción de la muralla fue posterior a la iglesia y, por lo tanto, al menos en la zona estudiada, el paño no se edificó hasta pasado el 1270. “Había cierto debate sobre si la iglesia y su ábside era anterior o no a la muralla por el quiebro que dibuja, pero las excavaciones determinan que el cimiento de la muralla está adosada y es, por lo tanto, posterior en este tramo”, ha explicado en la visita a la excavación.

“Se darían unas posibilidades nuevas a una zona de Soria poca conocida”, ha detallado el responsable arqueólogo, quien ha recordado que la iglesia, abandonada en el siglo XIV; fue una vez olvidada utilizada como majada y la mayoría de la piedra y objetos rituales fueron retirados cuando dejó de funcionar como iglesia así como la propia portada, aunque algunos elementos sí pueden dar pistas para una reconstrucción volumétrica.

 

 

INTERVENCIÓN DEL CASTILLO

 

Soria Oculta descubre el altar de una iglesia medieval en la ladera del Castillo y encara una nueva fase para su identificación con la excavación de toda la planta

 

El alcalde de la capital, Carlos Martínez, ha conocido los detalles de la segunda intervención arqueológica que se enmarca dentro del programa Soria Oculta y que contempla actuaciones en el entorno del Castillo  complementando los trabajos de San Ginés. Una vez excavado y sacado a la luz el ábside de San Ginés junto a la puerta de la muralla, ahora se puede vislumbrar el altar y parte del suelo de la que podría ser la iglesia de San Martín de la Cuesta, otra de las collaciones o parroquias de esa Soria Medieval que el programa pretende descubrir y poner en valor.

Carlos Martínez ha explicado sobre esta nueva actuación que se está trabajando sobre los que se consideran antiguos restos de la iglesia de San Martín de la Cuesta, que ya son visibles desde la propia carretera de acceso a las Siete Curvas del Castillo. “Hablamos de que, sobre la teoría, actuamos en esta iglesia aunque la excavación nos arroja distintos restos que sorprenden a los propios responsables y que hacen que tengamos que excavar más para contextualizar todo lo hallado lo que dota de más valor a la actuación”, ha explicado el alcalde, quien apunta que el objetivo es sacar toda la planta de la antigua parroquia con lo que se trabajará hacia el sur con una extensión de dos o tres metros más. “El objetivo es sacar a la luz este pasado y hacerlo para disfrute de los sorianos, pero también de los visitantes. Se trata de buscar este rico patrimonio y raíces y, con ello, conseguir además actuaciones con perspectiva de futuro por su valor cultural y como reclamo turístico”, ha resumido, insistiendo en que el Castillo, por esos tesoros escondidos durante siglos, será uno de los lugares que en mayor medida centralizarán los futuros trabajos de Soria Oculta. Este año se ha dado un primer paso con un presupuesto de 50.000 euros y un programa de divulgación paralelo con visitas para vecinos y visitantes y campamentos urbanos para niños.

Agustín Ruiz, de la empresa de intervenciones arqueológicas, ha añadido que “la excavación se ha centrado en esta zona atendiendo a informaciones aparecidas a mediados de los años cincuenta que apuntan a esta iglesia en la ladera del Castillo. El primer paso ha sido plantear una serie de sondeos para confirmar que se mantenían los restos de los que se hablaban y hemos podido avalar la existencia de esos muros de cierta entidad, con más de 1,80, y un mortero de buena calidad. Ahora estamos en otra fase que se centra en la interpretación de saber si corresponde realmente a esa collación u a otras dos que también se ubican en la ladera del Mirón, pero sin constancia clara. Intentaremos definir también la planta y comprobaremos si tiene cementerio adosado”.

Respecto a las siguientes fases, el alcalde Carlos Martínez ha admitido que “la idea es descubrir estos restos y hacerlos accesible para la ciudadanía con la consolidación de lo que hallemos intentando que sean reconocibles y expliquen nuestro pasado. Primero hay que saber qué hay y luego acometer una intervención para consolidarlos y buscar una fórmula para hacerlos visibles”. “Vamos a ir poco a poco, pero estamos ante uno de los proyectos con más futuro de recuperación de patrimonio. Posteriormente, trabajaremos también en los cubos del Castillo”. Agustín Ruiz ha añadido que “el potencial arqueológico de Soria es enorme”.

 

PLAN DIRECTOR DE LA MURALLA

Carlos Martínez presenta la revisión del plan director de la muralla que “cambiará la imagen de la ciudad con un proyecto realista” cifrado en 11 millones y con una ejecución en fases durante diez años

  • El alcalde considera que “hemos hecho bien los deberes con este trabajo previo” y, por ello, apunta a la convocatoria del 1% Cultural para conseguir la implicación económica del Gobierno y la financiación en un porcentaje del 70-30%. Fernando Cobos, arquitecto redactor del plan, considera que la actuación debe priorizar la línea que discurre junto al Duero hacia El Mirón y el Castillo desde el Puente de Piedra. 

El alcalde Carlos Martínez, acompañado por el arquitecto Fernando Cobos, responsable del equipo redactor de la revisión y actualización del plan director de la muralla, ha presentado el resultado de este trabajo y el objetivo que se persigue con su elaboración, “que no es otro que conseguir la recuperación del patrimonio de todo el entorno natural del Duero y del antiguo cerco de la ciudad de Soria”. Carlos Martínez ha calificado el proyecto de “ambicioso y realista” al indicar que “hemos tenido los pies en el suelo ya que tiene una planificación temporal de 10 años con una inversión aproximada de 11,5 millones de euros”.  “Es ambicioso por el montante global y los objetivos, pero es realista ya que nos hemos marcado un cronograma a medio y largo plazo con una inversión anual de cerca de un millón de euros comenzando por la zona que más nos urge que es la referida al paño de muralla junto al Duero”, ha resumido el alcalde. Ha insistido en su intervención en que esta apuesta supondrá “dar un giro a la imagen de la ciudad. La entrada a Soria por la carretera de Zaragoza variará sustancialmente y, cuando acabe la intervención, cambiará la visual y se podrá contemplar esa Soria medieval perimetrada por los 4,2 kilómetros de muralla y por los cercos que circunvalaban el entorno del Castillo y su ladera”. Carlos Martínez ha insistido en que “tenemos la hoja de ruta” y debemos “asumir el reto de recuperar el patrimonio y seguir apostando por esta herramienta para dinamizar económicamente la ciudad y, además, sentirnos orgullosos de nuestro pasado”. El alcalde también ha querido felicitar  a Fernando Cobos por el trabajo ejecutado y agradecer el apoyo de Carlos de la Casa, jefe del servicio de Cultura de la Junta, quien ha colaborado y tutelado este proyecto.

 

Respecto al proyecto, el responsable de su redacción, Fernando Cobos, ha explicado que la revisión del plan director ha incluido distintos planes de intervención, que se ejecutarán de forma progresiva con una priorización de intervenciones y programación de estudios que se detalla en el documento actualizado. De esta forma, el trabajo incluye un plan de estudios, una serie de estudios también arqueológicos e históricos, otros jurídicos atendiendo a normativa, plan y paisaje, un plan de urbanización, que afecta a la urbanización básica, y además planes de actuaciones divididos en sectores. La recuperación de la muralla incluye dos grandes áreas de exploración. La primera es la cuesta en torno al Mirón donde se encuentra San Ginés y San Agustín y luego el Castillo. También se contemplan intervenciones relacionadas con las puertas y traza de la muralla por donde se considera que discurre. También se propone un análisis de las servidumbres de las propiedades privadas para buscar alternativas a su conservación.

 

El documento, como ha explicado Fernando Cobos, propone un plan de protección de paisaje en la zona de la muralla junto al Duero, que es un “instrumento que permitirá ordenar toda la muralla vista desde el río entendiendo la que sube hacia el Mirón y la que asciende hacia el Castillo siendo la fachada fluvial de la ciudad. La recuperación de esta zona es la clave de la propuesta. Hay problemas de vegetación, niveles, tendidos eléctricos…, pero creemos que con excavaciones aparecerán restos de muralla y que esta parte del plan es esencial dentro de un entorno como es el del Duero”.

 

El plan de actuación está dividido en cuatro sectores con distintas problemáticas. El sector 1 afecta al paño que va desde el río hasta la puerta de Nájera, el sector 2 une el puente del río con el Castillo, el 3 está conformado por el propio Castillo y su conexión con el cementerio y hay un sector 4 que delimita la parte de la muralla que discurre entre viviendas construidas en el espacio consolidado urbano de la ciudad.

 

 “El sector 1 es el más interesante y urgente y se quiere recuperar la rasante exterior”, ha resumido el arquitecto. Se pretende trabajar en algunas zonas en el interior y en otras más amplias ya que hay restos medievales y las cotas actuales no coinciden pudiéndose comprobar que hay tres metros de muralla que no estaba vista con lo que la potencialidad del trabajo es muy importante.

 

El segundo sector se divide en dos fases. La primera discurre desde el Postiguillo hacia el Castillo donde “creemos que la muralla está, pero oculta por vegetación y arbolado invadida por el monte”. La segunda parte ya en el ascenso está en peor situación al perderse la traza con la necesidad de consolidar restos.

 

El tercer sector está conformado por el Castillo con el recinto ovoide, que es un castro medieval, que se unió con la muralla con dos ramales, uno por el norte unido al cementerio, y un ramal sur que albergaba la judería y del que quedan algunos restos. El castillo señorial tiene una problemática distinta. En el recinto ovoide se requiere recuperar el perfil eliminando la vegetación en la parte que mira a la ciudad. La actuación en el Castillo es más complicada ya que se conserva una parte muy pequeña y la mayor parte del mismo está bajo el vial que conduce al Parador y se podría dibujar las trazas del viejo castillo.

 

El cuarto sector, referido a lo que está dentro del espacio urbano, tiene distintas zonas y el plan lo que ha hecho es identificar qué casas, por antigüedad y tipología, pueden tener restos de la muralla en su interior. La propuesta es realizar un trabajo de investigación en función del desarrollo de locales y solares y, a medida que se pidan licencias o se hagan obras, ir identificando la traza.

 

Para acabar, Fernando Cobos ha explicado que “la muralla tiene una enorme presencia y la primera intervención se centraría en esa zona prioritaria del río desde el Postiguillo hacia San Ginés y la ladera. Se pretende recuperar la muralla tapada por sus propios escombros y dar continuidad a la visual en esta primera parte y adecuar el espacio y esperamos además sorpresas arqueológicas ya que se trata de una excavación”. Este tramo tendría, dentro del presupuesto global, una previsión inicial de coste de cerca de 1,7 millones. “Este plan nos permitirá que Soria vuelva a ser ciudad completa y no sólo el suelo edificado, descubrir esa Soria medieval”, ha concluido.

 

Respecto a la financiación, el alcalde Carlos Martínez ha detallado que el objetivo es poder solicitar la ayuda del 1% Cultural y cofinanciar la intervención a un ritmo de un millón de euros por ejercicio. “Hemos hecho los deberes bien y hemos dado los pasos adecuados para estar preparados. Para solicitar la ayuda había que actualizar y revisar ese plan director de los años 90 y eso es lo que hemos elaborado para marcarnos unas metas realistas”. El próximo paso es sacar a licitación la redacción de un proyecto básico y, con este trabajo previo, esperar la convocatoria de la ayuda para poder optar a la misma con garantías. “Es un proyecto a medio y largo plazo, pero uno de los más interesantes y bonitos ya que va a cambiar la imagen de ciudad. Es, además, un proyecto necesario para la conservación del paño del río Duero que es el que está en mayor estado de degradación”. El alcalde, además, confía en las opciones del proyecto de la ciudad ya que “hemos hecho bien los deberes, tenemos una hoja de ruta clara, objetivos claros y realistas y con una buena planificación temporal. Yo creo que nos toca ya que llevamos muchos años sin esa inversión patrimonial. Vamos de la mano en un proyecto clave para la ciudad que será también un reclamo turístico y de dinamización”. El Ayuntamiento ha apostado ya, con intervenciones como Soria Oculta, por la potenciación de la ciudad medieval y su cerco.

 
 

© - Ayuntamiento de Soria - Todos los derechos reservados | Nota Legal | Política de Cookies | Accesibilidad | Mapa web | Quejas y SugerenciasAcceso Correo | Soporte

Plaza Mayor, 9. 42071 - Tlf: 975 234 100 - Fax: 975 234 140